No a Dominga

Estado actual:

El Primer Tribunal Ambiental de Antofagasta aceptó los alegatos de la empresa Andes Iron y anuló la resolución del Comité de Ministros y de la Comisión de Evaluación Ambiental de la Región de Coquimbo, entidades que el 2017 habían determinado, gracias a los estudios del Sistema de Evaluación, que el proyecto era no viable. Ahora, el proyecto Dominga (con modificaciones para poder pasar los cercos legales) tendrá que ser nuevamente sometido a estudio y votación por parte del Consejo de Ministros y el Comité de Evaluación Ambiental de Coquimbo. La lucha sigue activa, ahora más que nunca, #NoADominga.

Proyecto
El proyecto minero portuario Dominga se ubica en la comuna de La Higuera en la Región de Coquimbo y contempla la extracción y procesamiento de hierro y cobre con una inversión de 2.500 millones de dólares.

Evaluación ambiental del proyecto
La evaluación ambiental del proyecto duró cuatro años y contó con tres procesos de participación ciudadana con 24 actividades y con una asistencia promedio de más de 700 personas.

Se presentaron cuatro Adendas. Se hicieron más de 1.200 observaciones ciudadanas: 345 al EIA; 34 observaciones a la Adenda N°1 y 852 a la Adenda N°3.

 

Solución
Declarar la zona como Area Mixta de Usos Múltiples, apostar por el turismo controlado, la pesca artersanal del pueblo Chango. Además de asegurar la protección de la biodiversidad del Archipielago de HUmboldt y la costa de La Higuera.

Antecedentes

  • Septiembre de 2013: El proyecto Dominga de la empresa Andes Iron ingresa al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental.
  • 9 de marzo 2017: votación regional que determinó el rechazo del proyecto Dominga. Entre las razones estaban que se argumentó que el proyecto ponía en riesgo las reservas marinas de la zona, no daba certeza si el proyecto impactaría al medioambiente de manera significativa y por presentar medidas de mitigación insuficientes, entre otras razones.
  • La empresa Andes Iron anunció que recurriría al Comité de Ministros.
  • 21 de agosto de 2017: El Comité de Ministros concluyó que la iniciativa no era viable y en votación dividida confirmó el rechazo.
  • Terminó así la fase administrativa de la evaluación ambiental.
  • 1 de diciembre de 2017: Comienza la etapa jurisdiccional con la presentación de Andes Iron de un recurso de reclamación ante el Primer Tribunal Ambiental, alegando que el rechazo había sido ilegal.
  • Entre el 23 y 25 de enero de 2018 en Antofagasta se llevaron a cabo 3 jornadas de audiencias por la reclamación caratulada como R-1-2017 en la que participaron el reclamante Andes Iron y el reclamado SEA, además de 3 terceros coadyuvantes por la parte reclamante y 4 terceros coadyuvantes por la parte reclamada y 2 terceros independientes. En total 11 abogados representantes.
  • Entre el 7 y 9 de febrero de 2018: el Primer Tribunal Ambiental realiza visita inspectiva como medida para mejor resolver. La diligencia contempló un recorrido terrestre y marítimo por la comuna de La Higuera.
  • Abril de 2018: el Primer Tribunal Ambiental dicta sentencia en la que se ordena que el proyecto vuelva a votarse en la Comisión de Evaluación Ambiental de Coquimbo, por estimar que el rechazo en dicha instancia no cumplió con las formalidades y debe “ajustarse a derecho”.
  • Las organizaciones de pescadores, medioambientales y personas particulares presentaron un recurso de casación ante la Corte Suprema con el fin de anular la sentencia del Primer Tribunal Ambiental.
  • Septiembre de 2019: Corte Suprema acoge tres recursos de casación y ordena al tribunal que con ministros no inhabilitados vea la causa. Además, indica que deben pronunciarse sobre el “fondo”, es decir sobre los aspectos ambientales y técnicos.
  • 3 y 4 de marzo de 2020 se efectuó la audiencia de alegatos. La causa queda en estudio.
  • 23 de julio de 2020 la causa queda en Acuerdo y  comienza a ser redactada por el ministro Juan Opazo.

Y Ahora qué

  • La Comisión de Evaluación Ambiental de Coquimbo debe volver a estudiar el proyecto y debe definir si es viable o no, nuevamente.

La Higuera, comuna ubicada en la región de Coquimbo, pese a ser de los ecosistemas más ricos y biodiversos del planeta se encuentra amenazada por el proyecto minero portuario Dominga, de la empresa Andes Iron SpA, perteneciente a la familia de Carlos Alberto Délano, amigo de Sebastián Piñera y controlador del Grupo Penta.

El proyecto Dominga planea dinamitar dos agujeros de rajo abierto para extraer hierro y pretenden transportarlo por aguas de alto valor para la flora y fauna, a menos de 30 kilómetros de cuatro reservas medioambientales de importancia mundial y con especies marinas bajo protección.

Campaña digital

En este momento nuestra campaña es de carácter digital. Descarga el Kit de Activismo Digital y llenemos las redes sociales con los hashtags #NoADominga

Kit gráfico

Seguimiento

abstract background beach color

#NoaDominga: A la espera del fallo del Primer Tribunal Ambiental

 Luego de que la Corte Suprema devolviera el Caso Dominga al Primer Tribunal Ambiental, esta corte escucho los alegatos y decidió dejar el caso en estudio. Desde ese momento han pasado largos meses, pero según uno de los jueces del Primer Tribunal Ambiental “el fallo está decidido, está en acuerdo y saldrá próximamente.”

Ver +

NoaDominga: La última mentira de Carlos Délano para acabar con el archipiélago de Humboldt y hacerse dueño de La Higuera

La Higuera, comuna ubicada en la región de Coquimbo, pese a ser de los ecosistemas más ricos y biodiversos del planeta se encuentra amenazada por el proyecto minero portuario Dominga, de la empresa Andes Iron SpA, perteneciente a la familia de Carlos Alberto Délano, amigo de Sebastián Piñera y controlador del Grupo Penta.

El proyecto Dominga planea dinamitar dos agujeros de rajo abierto para extraer hierro y pretenden transportarlo por aguas de alto valor para la flora y fauna, a menos de 30 kilómetros de cuatro reservas medioambientales de importancia mundial y con especies marinas bajo protección. Pese a ser rechazado en varias oportunidades, el proyecto sigue en pie y busca dar su último, pero decisivo, golpe para lograr la aprobación.

DOMINGA: Industria Minero-Portuaria amenaza Reserva Nacional

El proyecto minero portuario “Dominga”, de la empresa Andes Iron, pretende emplazarse en la costa de la comuna de La Higuera, al norte de la Región de Coquimbo. Tiene como propósito la extracción y procesamiento de hierro con cobre como subproducto, abarcando desde la extracción del mineral hasta el embarque de concentrado para su comercialización, para lo cual incluye todos los procesos e instalaciones asociadas: dos rajos abiertos, una planta desalinizadora, un puerto de embarque y un depósito de relaves espesados.

El proyecto ingresó al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) en septiembre de 2013. Fue estudiado por 3 años y medio y contó con tres procesos de participación ciudadana (PAC), dos de ellos por modificación sustantiva en las Adendas N°1 y N°3, ejecutando en total 24 actividades de participación ciudadana con la asistencia de, al menos, 730 personas. Como resultado, en el proceso se recibieron 1231 observaciones ciudadanas admisibles. En marzo de 2017, el proyecto fue calificado desfavorablemente (Resolución Exenta N° 25) por la Comisión Regional de Evaluación Ambiental de Coquimbo, debido principalmente a que las propuestas de la empresa referidas a las medidas de mitigación, compensación o reparación fueron consideraras insuficientes por las autoridades.

La empresa recurre a la Corte Suprema el año 2018: presentó un recurso de reclamación ante el Primer Tribunal Ambiental de Antofagasta, instancia que revocó el rechazo y sentenció que el proyecto debía volver a votarse en la Comisión de Evaluación Ambiental de Coquimbo. En este contexto, se organizan 94 organizaciones ambientales y sociales bajo el nombre de la Alianza Humboldt quienes presentan seis recursos de casación ante la Corte Suprema para que dejara sin efecto la resolución del Tribunal Ambiental y dictara sentencia de reemplazo, mediante la que se mantenga su rechazo.

El jueves 28 de febrero de 2019 el máximo tribunal terminó de escuchar los alegatos patrocinados por la Fundación Geute Conservación Sur, ONG Oceana,  Asociación Gremial de Mariscadores y Pescadores de Los Choros, Movimiento en Defensa del Medio Ambiente de La Higuera, Comité de Agua Potable Rural Los Choros y Asociación de Pequeños Propietarios Agrícolas de Los Choros, que expusieron las razones por las que Dominga debe mantenerse rechazado.

Finalmente, el 27 de septiembre de 2019, la Corte Suprema dio su veredicto: El proyecto seguía rechazado y debía ahora volver a votarse en el Tribunal Ambiental de Antofagasta, sin embargo, ahora deben discutirse los aspectos técnicos del proyecto.

¿Por qué No a Dominga?

Dominga, es un proyecto que traería graves impactos ambientales en un área de importancia mundial para la biodiversidad. En las cercanías del proyecto minero-portuario, existen tres áreas bajo protección oficial y dos sitios prioritarios. Se trata de Punta Teatinos, hasta Quebrada Honda e incluyendo Isla Pájaros, Área Marina Punta de Choros, Reserva Nacional Pingüino de Humboldt, Reserva Marina Isla Choros-Damas e Isla Gaviota. Esta zona ha sido llamada como el Archipiélago de Humboldt.

Por una parte, la empresa Andes Iron, señala que estas áreas no se encontrarían en la zona de influencia del mismo, por lo que no se verían afectadas. Sin embargo, la comunidad científica señala que existe documentación específica que confirma que, aun cuando la minera no pase directamente por las reservas, el daño a las especies protegidas es altamente significativo, debido a que se interviene el espacio marino donde estos animales se alimentan.

El archipiélago Humboldt, ubicado al norte de la ciudad de La Serena, fue incluido en la lista de los sitios marinos de mayor significancia biológica por la fundación internacional sin fines de lucro “Mission Blue”. El espacio marino que comprenden estas ocho islas es uno de los ecosistemas más ricos del país, donde es posible encontrar el 80% de la nidificación del pingüino de Humboldt, varias especies de aves marinas, colonias de lobos de mar, chungungos, delfines, orcas y las grandes ballenas. Además, el archipiélago Humboldt posee caletas ancestrales, que aun son ocupadas por las comunidades locales, las que han desarrollado un creciente polo de ecoturismo.

“El archipiélago Humboldt es un laboratorio natural donde tenemos una oportunidad única para estudiar y proteger los mejores ejemplares del ecosistema de bosques submarinos y las zonas de alimentación de ballenas como la azul, fin o jorobada en el sistema de surgencia costera de la corriente de Humboldt”, explica Susannah Buchan, doctora en oceanografía e investigadora asociada de la Universidad de Concepción y del centro de estudios CEAZA. Entre los impactos que el proyecto Dominga generaría se encuentra el daño a la flora y fauna que anida y se reproduce en La Higuera; efectos sobre ballenas, delfines y otras especies que se alimentan en los bancos de krill que existen donde pasarían los buques cargueros; colisiones de las embarcaciones con los cetáceos, y los potenciales derrames de hidrocarburos en el mar que podrían causar un irreparable daño a la biodiversidad marina.

Por otro lado, la planta desalinizadora que pretende construir la empresa para las operaciones de la minera podría producir cambios en la salinidad del agua que afectaría a diferentes especies, producto de que la empresa contempla devolver la salmuera resultante de la desalinización al mar Otro de los temas de preocupación es la ubicación de uno de los rajos por encima del acuífero Choro Alto, que abastece de agua a la Comuna de La Higuera y a otras localidades cercanas y, gracias al cual, a pesar de la escasez de agua y la falta de precipitaciones que enfrenta la IV Región, podría proveer de agua a las comunidades por un período de hasta 7 años.

Las organizaciones de la zona señalan que la llegada de Dominga afectaría gravemente a la pesca, la agricultura y el turismo. De ser aprobado, Dominga estaría activa por 22 años en los que la empresa espera extraer anualmente 12 millones de toneladas de hierro concentrado y 150 mil toneladas de cobre concentrado.

La mafia detrás de Dominga: La red de influencias de Carlos Délano

El Proyecto es una iniciativa de Andes Iron, sociedad que pertenece en un 100% a la familia Délano, y su mandamás Carlos Alberto Délano,, empresario, multimillonario y comprobado estafador. El 2018 fue juzgado y condenado por delitos tributarios reiterados, el “Caso Penta”: financió irregularmente a políticos para tenerlos como títeres. Tuvo que cumplir cien horas de clases de ética en la Universidad Adolfo Ibáñez. Es amigo íntimo de Sebastián Piñera y tal como el dos veces Presidente de Chile, Délano también fue procesado por la justicia Chilena, soloq ue en este caso, la causa llevo al imputado a la cárcel. (Piñera estuvo prófugo hasta que una jueza sobreseió la causa) Carlos Délano estuvo recluido por más de un mes por prisión preventiva en el Anexo Penitenciario Capitán Yáber. Actualmente sigue en libertad vigilada intensiva por ser autores de delitos consumados y reiterados. Además están inhabilitados de sus derechos políticos y de ejercer cargos públicos mientras duren las condenas.

Sebastián Piñera, es tan cercano a Délano que algunos terrenos donde se emplazaría Dominga son propiedad de Bancard, la sociedad comercial de la familia del Jefe de Estado, pero no solo eso, Piñera figura como “inversionista temprano” del proyecto Minera Dominga, destacando la importancia que el proyecto tiene para el desarrollo económico de algunas fortunas del país. Es un sector codiciado por los millonarios y poderosos de Chile.


“Checho Délano”, como es conocido por sus cercanos, creció en una familia acomodada, estudió en el Colegio Saint George y estudió Ingeniería Comercial en la Universidad Católica. Sus redes con el mundo político y empresarial que gobierna Chile son de profundas amistades y lazos familiares. Se inició como empresario a mediados de los años 1980, cuando junto a Carlos Eugenio Lavín, adquirieron, de manos de la Dictadura y a un precio muy económico, el 5% del Consorcio Nacional de Seguros (CNS) y posteriormente, en 1986, se hicieron dueños de la Compañía de Seguros Generales Consorcio Nacional de Seguros, formando así la empresa Penta S.A Como entendían el sistema chileno sumaron a su holding la AFP Cuprum la Isapre Vida Tres y el Banco de Chile. Actualmente esos capitales se concentran en las empresas Penta Vida, Penta Security, Banco Penta y Banmédica, entre otras.

Fue director de Radio Portales, LAN Chile y Azul Azul S.A. También ha integrado los directorios de la Bolsa de Comercio de Santiago, ICARE, la Feria Ganadera de Osorno, la Teletón, la fundación Imagen de Chile y la Universidad del Desarrollo. Es importante manejar esta información para entender que el Proyecto Dominga tiene un apoyo incondicional por parte de la red de influencias de Délano: desde el Presidente, toda la UDI, Jose Antonio Kast, los grandes empresarios y sus familias, apernadas en las cúpulas de poder mediático, militar y religioso.

“Creemos que por las características del actual Gobierno y por la relación que tiene el Presidente Piñera con el desarrollador del proyecto, sí podría convenirle a la compañía este nuevo escenario”, dice Marcela Rey, abogada de Geute Conservación Sur. Para ella y otros abogados al tanto del proceso, existen claras relaciones que pueden significar un redespegue de la iniciativa. “La empresa ha hecho una campaña comunicacional, y un poco del terror, enorme. Por ejemplo, los camiones aljibe que reparten agua tienen propaganda de Dominga, llevan años haciendo ferias laborales y tenemos conocimiento de que han presionado a las municipalidades. Se ha transformado en una cosa muy política”, pero la verdad es que siempre lo fue. Por eso es que su estrategia es contundente: se trata de un operativo orquestado de acciones políticas, sociales, comunicacionales y económicas sobre La Higuera.

Los habitantes están siendo asediado por Andes Iron. Délano, pese a su aparente éxito como hombre de negocios, ha vuelto después de ser expuesto públicamente en el Caso Penta y quiere su porción de Chile: su pequeño reino en la comuna de La Higuera. Y lo quiere a toda costa, literalmente. Una nueva estrategia: la historia después de la Corte Suprema Cuando la Corte Suprema entregó al Primer Tribunal Ambiental de Antofagasta el caso de la Minera Dominga el director del proyecto para ese entonces, Iván Garrido, señaló que no se rendirían: “tenemos la certeza de que podremos reafirmar ante los tribunales ambientales que el proyecto concilia, en base a los mejores estándares, el desarrollo minero -con implicancias locales y nacionales- con la protección del medio ambiente”, concluyó. Parecía seguro, sin embargo, él y otros importantes ejecutivos del proyecto fueron despedidos por la familia Délano. Su salida significó un verdadero quiebre, un nuevo inicio: los dueños querían otra estrategia para cuando se iniciara el proceso en el Primer Tribunal Ambiental de Antofagasta.

Ahora el proyecto es dirigido por el yerno de Carlos Délano, Pedro Ducci, junto a Francisco Villalón y Luis Bugueño, gerente del proyecto Dominga “A río revuelto ganancia de pescadores” así versa el dicho popular, pero su sabiduría es absoluta: cuando la situación es caótica y las soluciones son desesperadas, las antiguas ideas de extractivismo encuentran oportunidad para aflorar como ideas viables.

En la última sesión del alegato en el PTA de Antofagasta, Patricio Leyton, abogado representante del proyecto minero Dominga, señaló que la compañía se abría a la opción de evitar que en la zona existiesen dos terminales portuarios, renunciando a la construcción del suyo, si CAP desarrollaba su proyecto Cruz Grande, que ya tiene aprobación ambiental. Además, en paralelo a esto, y en plena crisis sanitaria los operadores políticos de Délano han logrado intervenir en otras instancias de discusión política: el Consejo Regional de Coquimbo La maquinaria está andando. Si bien el apoyo que han expresado los CORE no es vinculante, es una señal de alerta que revela hasta que nivel son capaces de llegar para buscar apoyo. Todo esto marcan precedentes que sirven como termómetros para quienes deben tomar la decisión. Fueron trece votos a favor y tres en contra. A favor se inclinaron los consejeros de Élqui: Adriana Peñafiel (RN); Paola Cortés (UDI); Marco Antonio Sulantay (UDI); Marcelo Castagneto (RN) y Lombardo Toledo (DC). De Limarí: Lidia Zapata (DC); Alberto Gallardo (UDI); Teodosio Guerrero (RD) y Hanna Jarufe (INDEPE). De Choapa: Angela Rojas (UDI); Jaime Herrera (RN); Cristián Rondanelli (UDI) y Cristian Carriel (DC) . En tanto, los consejeros de Élqui Carlos Galleguillos (PC), Javier Vega (PS) y el Core de Limarí Juan Carlos Codoceo (INDEPE) votaron en contra de la iniciativa.

Este voto político que el Consejo Regional da a favor del Proyecto Minero Dominga se coordina con la encuesta ciudadana realizada por la consultora Cadem junto a la UCN, que fue publicada en el diario El Día y que muestra que un 76% de los vecinos aprueban Dominga. Luego de meses de este hecho, la Contraloría General de la República señaló que dicho pronunciamiento político del Consejo Regional de Coquimbo a favor de Dominga “No se ajustó a derecho Nº 10.703 del 2020 que otorgó su apoyo político al desarrollo del Proyecto minero portuario Dominga, por contravenir el principio de juridicidad”.

 

La contracampaña: #NoaDominga

Mediante una declaración pública, el Partido Socialista en Coquimbo señaló que la postura del Consejo, además “de escapar a la esfera de competencias de dicho cuerpo colegiado, resulta ser una seria afectación al principio constitucional de independencia de los Tribunales de Justicia”. La postura del Consejo «es una intervención inaceptable en una democracia sana», agregaron los socialistas, que anunciaron que solicitarán un pronunciamiento de la Contraloría General de la República. Asimismo, integrantes del colectivo ambientalista Alianza Humboldt acudieron a Contraloría para consultar por las atribuciones del cuerpo colegiado para hacer este tipo de declaraciones. En el documento entregado al ente regulador, señalan que el proyecto minero portuario Dominga, de Andes Iron, no cuenta con Resolución de Calificación Ambiental favorable.

Pese al trabajo del clan Délano y sus operadores, diferentes actores socio ambientales, científicos y territoriales que han defendido la zona desde hace años y frente a diversos proyectos, ya han demostrado su opinión en la localidad, de forma presencial y por redes sociales. La campaña es dirigida con el Hashtags #NoaDominga. 

 Luego de que la Corte Suprema devolviera el Caso Dominga al Primer Tribunal Ambiental, esta corte escuchó los alegatos y decidió dejar el caso en estudio. Desde ese momento pasaron largos meses de incertidumbre, sin embargo el falló llegó y fue favorable al proyecto minero. Dominga vuelve a respirar.-

 El Primer Tribunal Ambiental de Antofagasta revivió el proyecto extractivista minero portuario Dominga.

Por unanimidad la sala del Primer Tribunal Ambiental, conformada por los ministros Juan Opazo, Fabrizio Queirolo y Jasna Plavich, resolvió acoger la reclamación judicial interpuesta por la empresa Andes Iron en contra el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) por el rechazo del proyecto minero Dominga.

La sentencia anula la resolución del Comité de Ministros y de la Comisión de Evaluación Ambiental (Coeva) de la Región de Coquimbo que calificó de manera desfavorable el Estudio de Impacto Ambiental, EIA, del proyecto y ordena retrotraerlo a la etapa de votación por parte de la Coeva.

La decisión tomada por los ministros se fundamenta en el análisis exhaustivo que se efectuó respecto a los puntos en controversia que tuvieron relación con los antecedentes y evaluación del proyecto; y la revisión de los argumentos técnicos que fundaron su rechazo en la evaluación ambiental.

“Los antecedentes aportados por la empresa en el proceso de evaluación ambiental son completos, según los estándares existentes a la época de su evaluación y, si bien existen puntos que la empresa debe complementar, éstos pueden realizarse en el marco del proceso de evaluación. El rechazo del proyecto por el Comité de Ministros contradice el Informe Consolidado de Evaluación, ICE, al refutar los cuestionamientos técnicos por lo que se acoge la reclamación del titular del proyecto”, establece el fallo.

Uno de los puntos ampliamente analizados en la sentencia fue la línea base del medio marino, los efectos sinérgicos, el desequilibrio entre impactos y medidas, y cada una de las inquietudes manifestadas en el proceso de Participación Ciudadana (PAC) que fueron presentadas ante el Comité de Ministros.

En lo relativo a la línea base, los ministros dijeron que los jueces no comparten el razonamiento del Comité de Ministros sobre su insuficiencia, ya que luego del análisis científico técnico no se acreditó y por lo tanto no se evidenció un desequilibrio entre los impactos y medidas.

“Existen los argumentos fácticos y se proporciona la adecuada fundamentación científico-técnica en el expediente de evaluación ambiental (Estudio de Evaluación Ambiental (EIA), Adendas y el Informe Consolidado de Evaluación, (ICE) del Servicio de Evaluación Ambiental) que permitieron definir y abordar adecuadamente los impactos sinérgicos en el presente proyecto, en los términos expuestos por el titular”, se argumenta.

Además, los sentenciadores afirman que “teniendo en cuenta que la línea de base de las rutas de navegación ha sido considerada como suficiente para definir los impactos y medidas adecuadas, resulta por consiguiente, en este caso idónea para justificar adecuadamente la significancia o no de los impactos sinérgicos, particularmente, aquellos asociados a la fauna marina protegida”.

El análisis se enmarca en que una de las principales controversias tiene relación con la suficiencia de la línea base del medio marino respecto a las rutas de navegación, es decir, si existió o no una descripción detallada del área de influencia del proyecto o la extensión geográfica y de territorio marítimo que potencialmente puede ser afectado por el proyecto.

También, los ministros Opazo, Queirolo y Pavlich, pusieron a la vista la serie de antecedentes presentados en el proceso de calificación ambiental, por lo que para ellos, resulta infundado el rechazo del Comité de Ministros.

Otra de las aristas detalladas en el fallo dice relación con las inquietudes planteadas en la PAC, las que para los ministros, a la luz de lo observado por Sernapesca y la autoridad marítima, fueron debidamente resueltas.

Es importante recordar que hubo ocho reclamaciones PAC presentadas al Comité de Ministros que tenían relación con diversos impactos ambientales, tales como: el impacto al recurso hídrico luego del cierre del sistema de captación y devolución de aguas del rajo de la mina; los que cuestionaban la claridad de la información para descartar impactos adversos al mar; los que se podrían producir por el material particulado sedimentable; al Pingüino de Humboldt; el de barreras eólicas en la avifauna, el de la suficiencia de las áreas de exclusión, entre otros.

En la sentencia se releva también el hecho que salvo actividades de subsistencia, “toda actividad productiva genera impacto en el medioambiente por lo que la normativa nacional e internacional ha diseñado procesos de evaluación que permite determinar las externalidades negativas para que en base a las mismas, el titular del proyecto adopte medidas de mitigación, compensación o reparación apropiadas”.

Además, se deja claro que al no poderse prever todas las externalidades negativas de los eventuales proyectos, el legislador no ha establecido un estándar fijo de evaluación, sino que su diseño se entrega a los órganos evaluadores y a los tribunales especiales. “El sistema debe tender a una estabilidad que dé certeza, en términos de permitir planificar adecuadamente los nuevos proyectos de inversión”.

Directrices entregadas por los ministros
Entre los aspectos destacados por los jueces están, además, los lineamientos y observaciones que entrega el tribunal con el fin ampliar y/o relevar elementos complementarios que puedan tener un espacio de discusión en sede administrativa.

Una de las directrices más importantes entregadas dice relación con la creación del Centro de Estudios Científicos, que en un primer momento se llamó “Casa de Mar” y que a juicio de los ministros debiera tener un mayor alcance como “Centro de Investigación y Estudios Socioambientales Aplicados de la comuna de La Higuera” que sea integrado por un equipo multidisciplinario de expertos del área de las ciencias naturales, socioeconómicas y ambientales.

“A juicio de este tribunal existe una instancia o ámbito de acción interesante para que se ejecuten líneas de investigación científica de excelencia que permitan incrementar el conocimiento de los ecosistemas marinos costeros y los factores que podrían afectar su funcionamiento, teniendo como eje central el Pingüino de Humboldt, “Pato Yunco”, cetáceos mayores o menores”, dice la sentencia.

También, se establece que este centro debiera estudiar los ecosistemas del medio biótico marino y terrestre; el medio humano y el paisaje presente en la comuna de La Higuera y en el Sistema de Bahías de Coquimbo. Además, se plantea que este centro desarrolle líneas de trabajo en cuatro ámbitos: investigación, educación ambiental, protección y manejo y difusión y comunicación

Otro punto, es la incorporación de medidas de mitigación más innovadoras como medida de compensación en el proceso de nidificación del Pingüino de Humboldt como el manejo de especies en cautiverio y la evaluación del efecto atrayente de las luminarias de las barreras eólicas y de la infraestructura portuaria sobre la avifauna marina, ya que esta materia no fue relevada por la empresa durante la evaluación ambiental, por lo que los ministros advierten que existe una oportunidad de complementar la información técnica y evaluar adecuadamente los potenciales impactos.

Los jueces establecieron que se deberá determinar con total claridad el mecanismo vinculante que tengan las decisiones del centro de investigación. Esto, pretende que “si la situación lo amerita”, se materialicen las medidas de mitigación, restauración y/o compensación ambiental de tal manera que ellas formen parte integral de los compromisos asumidos en la Resolución de Calificación Ambiental, RCA, del proyecto.

Todas y todos a defender al Planeta Tierra


Luego de conocerse la noticia, los habitantes de La Higuera, las organizaciones sociales, los y las activistas medioambientales y la sociedad consciente despertó en protesta. 

Rápidamente se generaron manifestaciones en contra del fallo y diversas institucionalidades científicas y sociales mostraron su rechazo absoluto a lo que señalan como un abuso y falta de probidad en el ejercicio del Poder Judicial.

La Alianza Humboldt de la Región de Atacama y Coquimbo, que agrupa a organizaciones sociales y científicas de la zona, hizo un “llamado urgente a las personas naturales, organizaciones e instituciones de la Sociedad Civil a
seguir adhiriendo a esta alianza, con el propósito de defender el Archipiélago de Humboldt y sus alrededores de la amenaza que representan los Mega proyectos”, declararon de forma abierta.

En su carta expresan que el actuar del Primer Tribunal de Antofagasta, ordenando una nueva votación en la Comisión de Evaluación Ambiental de Coquimbo, a pesar de reconocer que el proyecto tiene serios problemas e información insuficiente, pero que éstos los podría resolver el Comitéde Ministros constituye un grave hito para  la institucionalidad ambiental chilena, ya que finalmente se desprecian 4 años de estudios y manifestaciones de rechazo, para favorecer a los intereses de grupos económicos y políticos, recordemos que el dueño de gran parte de la empresa Andes Iron es un amigo intimo de Sebastián Piñera y que algunos de los terrenos donde se emplazará el proyecto son parte de Bancard Inversiones, firma que administra los fondos de Piñera.

“El Tribunal Ambiental de Antofagasta no tiene las facultades ni competencias para sugerir que el Comité de Ministros arregle un mal proyecto como es el caso de Dominga. Su funciónes hacer que se cumpla la Ley ambiental y que los procesos de evaluación sean rigurosos y no influenciados por intereses privados. Este fallo nos recuerda nuevamente que, no es suficiente la defensa en el ámbito jurídico e institucional, más aún cuando hay una campaña que involucra al propio presidente Piñera, quien el 2010 bajó el proyecto Barrancones asegurando que este Santuario de la Naturaleza sería protegido. A poco andar descubrimos que hasta diciembre de ese mismo año había sido socio mayoritario de Dominga. Así su amigo de la juventud, Carlos Délano, se transforma en el dueño de la minera, quien fue sentenciado a tomar clases de ética por financiar ilegalmente a partidos políticos. Nos resulta claro que en el contexto de crisis profunda que estamos viviendo, de corrupción y manipulación, estos grupos con el apoyo de todos los que defienden una economía extractivista, poco podemos lograr por la vía institucional para lograr y Justicia Ambiental”, sentencia la Alianza Humboldt, representando la voz de miles de personas y seres vivos que ahora viven en paz en las costas donde pretenden poner dos puertos y una mina a tajo abierto.

Es preocupante que el Tribunal Ambiental de Antofagasta dejando de lado el objetivo central de la Institucionalidad Ambiental, que consiste en proteger el patrimonio natural, con esta sentencia anteponga el interés particular por sobre el interés colectivo afectando gravemente la institucionalidad e incluso el ordenamiento jurídico en esta materia, desnaturalizando el SEIA.  El Tribunal actua desconociendo que el lugar donde se emplazarían los proyectos es parte de un ecosistema único en el mundo, en donde una economía extractivista podría dañar con tanta fuerza el medio ambiente que fácilmente se podría “crear una nueva zona de sacrificio”.

La campaña #NoaDominga sigue viva y también el interés de Andes Iron por comprar la aprobación de los habitantes de La Higuera, haciendo regalos y aprovechando las dificultades de la pandemia para generar dobles discursos y desviar la atención sobre un hecho que ya se resolvió en la justicia una vez y estaría cercano a terminar.

El llamado de los ambientalistas y defensores de la Reserva, de la comuna de La Higuera y sus habitantes, señalan que es momento de involucrarse más y no caer en un pensamiento cortoplacista, no retroceder y seguir pensando un mundo sin catástrofes ambientales, sin extractivismo depredador de ecosistemas. En Definitiva, un mundo sin proyectos como Dominga.


2 thoughts on “NoaDominga: La última mentira de Carlos Délano para acabar con el archipiélago de Humboldt y hacerse dueño de La Higuera”

  1. A.Riquelme P.

    La inversion extranjera y nacional debe ser bienvenida siempre que respete a los grandes equilibrios de la sociedad
    y a la naturaleza…. no debe generar efectos dañinos irreparables en el tiempo. Ya que los efectos del cambio climatico acelerado y ya en marcha, produciran efectos inconmensurables a la especie humana…..por lo que hay que oponerse a inversiones de este tipo…mas aun si los expertos en impactos ambientales nos desaconsejan su aprobacion.¡

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *