Comunidades defienden el Río Chesque de la contaminación generada por la piscicultura Chesque Alto

En Villarica, en el territorio del Ruca Pillán, el Río ancestral Chesque está siendo contaminado por la grosera producción de más de 140 toneladas de biomasa. Como si fuera poco, actualmente la empresa culpable del daño a flora y fauna endémica: La Sociedad Comercial Agrícola y Forestal Nalcahue Ltda, pretende ampliar su operación. Las comunidades advierten y toman acciones para evitar un desastre ecológico.

A mediados de mayo del presente año se admitió la Reclamación en el Tercer tribunal ambiental de Valdivia contra el Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) por la aprobación de un proyecto de piscicultura salmonera de la empresa Sociedad Comercial Agrícola y Forestal Nalcahue Ltda. En la reclamación, se denuncia que la piscicultura encubrió ampliaciones ilegales y contaminación por más de 25 años, bajo la figura de “mejoramiento ambiental” y que el SEA y, en especial, su Director Ejecutivo, otorgaron la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) favorable, sin considerar los impactos sociales, ambientales, culturales y espirituales.

Asimismo se ha señalado que los intentos de imposición de este proyecto ha sido bajo la complicidad de organismos como la Dirección Nacional de Conadi, encabezada por Ignacio Malig, según informe Ord. N° 1238/2019 (https://seia.sea.gob.cl/archivos/2019/12/13/ord-1238.PDF), en que niega afectación a las comunidades y se oculta la verdadera vulneración a sus derechos de las comunidades, según se ha denunciado en la reclamación.

Otro aspecto que ha sido denunciado, es que a pesar que el proyecto se emplaza en un lugar de enorme importancia para familias y comunidades Mapuche en el territorio, su procedimiento fue inconsulto, sin cumplimiento con las obligaciones estatales según el Convenio 169 de la OIT y la propia reglamentación que tienen los órganos públicos.

Familias y comunidades han dado a conocer en diversas instancias y numerosas ocasiones, las afectaciones al sistema de vida y patrimonio cultural en el territorio a causa del proyecto, incluido espacios de significación espiritual. Asimismo, Mónica Paillamilla, educadora y miembro de las comunidades que defienden el territorio ha levantado un comunicado haciendo énfasis en que hay que debemos ser los ciudadanos quienes exijan a las autoridades comprometerse en la defensa del medio ambiente.

https://www.facebook.com/watch/?v=617257495552936