Uno de los sistemas oceánicos más productivos del mundo: la corriente de Humboldt

A lo largo de la costa occidental de Sudamérica fluye uno de los sistemas de más productividad biológica del mundo: la corriente de Humboldt. Esta es una corriente oceánica fría que viaja de sur a norte. Comienza en la zona costera de Chile, pasa por las costas de Perú hasta llegar a Ecuador y sus islas Galápagos. 

La fertilización en aguas profundas que emergen hacia la superficie gracias a los vientos provenientes del sur, son su principal característica, este fenómeno denominado surgencia es lo que le permite desplazar el agua caliente carente de nutrientes de la superficie, para dar paso a la elevación de  las frías aguas del Antártico. 

Lo anterior  genera que esta corriente sea uno de los ecosistemas marinos más productivos a nivel mundial, pues posee condiciones aptas para la vida marina; bajas temperaturas; baja salinidad y alto contenido de oxígeno disuelto. 

Las aguas que vienen de las profundidades son ricas en nutrientes, fruto de la materia muerta y en descomposición del suelo oceánico. Estas aguas contienen nitratos y fosfatos, alimento del fitoplancton (producto primario del ecosistema e indispensable en la cadena alimenticia). Este se reproduce fácilmente favoreciendo el surgimiento de zooplancton, producto primordial en la dieta de los peces, permitiendo que estos se multipliquen con mayor rapidez. Además es el alimento de diversos animales marinos. 

¿De dónde viene la Corriente de Humboldt?

La corriente Circumpolar antártica es la más grande del océano, abarca el océano austral rodeando la antártica, pasando por el océano pacífico, índico y atlántico. Esta corriente muy fría y rica en nutrientes, se separa en dos al pasar por la costa chilena, específicamente en las costas de Chiloé, una de ellas es la corriente de Humboldt, flujo que sigue hacia el norte rumbo a Perú, transportando masas de aguas frías. Al llegar a Perú se encuentra con un cortacorrientes de aguas más cálidas y salinas, luego se dirige hacia el oeste pasando a formar parte de la corriente Sudecuatorial. Sigue su camino cruzando el océano pacífico para luego dirigirse rumbo al sur y llegar a las costas de Australia, donde pasa a ser la coxrriente Australiana Oriental. Esta última cierra finalmente su curso integrándose nuevamente a la corriente Circumpolar Antártica. 

Esta gran corriente marina es el hábitat de muchas especies, como calamares gigantes, tiburones, leones marinos, cetáceos y otras especies. Además, permite la supervivencia de especies como los pingüinos, gracias a las bajas temperaturas en ambientes que no son propios de ellos. Por último, la rica cadena alimenticia de la corriente es un festín para millones de aves que habitan las regiones propias de la corriente. 

Además de sus impactos en el océano, la Corriente de Humboldt afecta los ecosistemas costeros que coexisten a su paso. Es responsable de las abundantes brumas o nieblas que se generan en las costas de Chile y Perú, posibilitando el crecimiento de flora en ambos países.

El desierto de Atacama presente en Chile es en gran parte de esta manera gracias al frío y la sequedad que genera este sistema marino en el ambiente. En Perú afecta directamente aquellas regiones que gracias a sus corrientes más cálidas podrían tener un clima con  características tropicales húmedas, sin embargo, gracias a la Corriente de Humboldt son más bien secas y áridas. Asimismo, la gran biodiversidad presente en islas Galápagos se deben a la riqueza de esta importante corriente.

Lamentablemente este paraíso oceánico tiene múltiples amenazas, el cambio climático y en particular, el fenómeno de El Niño que calienta las aguas no permite generar todo el proceso descrito anteriormente. El agua fría no asciende y por ende queda más al fondo, no recibe luz solar, disminuye considerablemente la producción de plancton y por ende afecta toda la cadena alimenticia. 

Como si fuera poco en las costas de Chile, ambiciosos empresarios velan por sus intereses económicos por sobre la protección medioambiental. Un ejemplo de ello es el inminente riesgo que existe por el proyecto minero portuario Dominga y el proyecto portuario Cruz Grande. 

Lo que sucede en la Corriente de Humboldt es único en el mundo, es un sistema productivo en el que abunda tanto nutriente esencial para la cadena alimenticia que afectar de una u otra manera este ecosistema tendría consecuencias graves para el medioambiente, a nivel mundial.