La solución definitiva para el Archipiélago de Humboldt: Propuesta de Área marina y costera protegida de multiples usos

Los proyectos Mineros Dominga y el Puerto Cruz Grande no son las únicas iniciativas comerciales que han visto en la costa de La Higuera un lugar para explotar recursos naturales. Incansablemente, en los último 20 años, los intereses industriales, mineros y portuarios han visto en esta zona un gran negocio.

Sin embargo, y para bien del Planeta Tierra, la sociedad reacciona defendiendo esta zona que contiene una gran biodiversidad y ecosistemas únicos. Así es que se han podido detener espantosas ideas que proponían horrendos panoramas para el futuro de las especies que allí habitan.

En ese contexto, la organización Océana ha levantado una completa propuesta en la que presentan una solución al constante asedio de las costas La Higuera, mediante el nombramiento de un Área Marina Costera Protegida de Múltiples Usos (AMC-MC).

El área que se propone proteger es una de las de mayor biodiversidad marina y belleza paisajística de nuestro país. Alberga una importante cantidad de especies marinas, principalmente mamíferos y, junto a éstos, una gran variedad de peces, moluscos, algas y muchas otras especies que conforman un excepcional ecosistema marino. Junto al mar, la franja continental alberga una flora y fauna terrestre única en el país. Asimismo, esta parte del litoral es habitada por diversas comunidades que han convivido durante años en forma armónica con el medioambiente que les rodea, aprovechando los recursos que éste les ofrece para desarrollar actividades pesqueras, áreas de manejo, turismo y agricultura, siempre con miras a practicarlas de forma sustentable.

Desde el punto de vista de Oceana, un AMCP-MU es la herramienta de gestión ambiental y territorial más eficiente para entregar protección ambiental y fomentar el desarrollo de actividades económicas de bajo impacto ambiental. La AMCP–MU La Higuera/ Isla Chañaral regularía los distintos usos que se podrían dar a la zona declarada, permitiendo el desarrollo de las actividades que sean compatibles con la conservación solamente, es decir, aquellas que no provoquen grandes impactos sobre los ecosistemas o las especies, como la pesca artesanal, la extracción de recursos bentónicos, el turismo sustentable y la agricultura.

Áreas Marinas Protegidas en Chile (AMP)

Son áreas delimitadas y definidas geográficamente cuya administración y regulación permiten alcanzar objetivos específicos de conservación y/o preservación.

En nuestro país existen cuatro tipos de AMP: los parques marinos y las reservas marinas, que son esencialmente acuáticas; y los santuarios de la naturaleza y las áreas marinas y costeras protegidas de múltiples usos, que pueden contener porciones de tierra. Todas son decretadas por el Ministerio de Medio Ambiente, pero en el caso de las dos primeras, es la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura la encargada de proveer los antecedentes para su destinación, quedando la tuición en manos del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura.

Estas áreas son declaradas para la conservación y gestión sustentable de la biodiversidad marina, para lo cual se establecen medidas de administración y de regulación para el acceso a las actividades pesqueras y otras para prevenir impactos negativos sobre esta biodiversidad y el ecosistema, de acuerdo con el Plan General de Administración correspondiente y el marco general establecido en la Ley General de Pesca y Acuicultura.

Los parques marinos son áreas marinas específicas y delimitadas destinadas a preservar unidades ecológicas de interés para la ciencia y cautelar áreas que aseguren la mantención y diversidad de especies hidrobiológicas, como también aquellas asociadas a su hábitat. En ellos no puede efectuarse ningún tipo de actividad, salvo aquellas que se autoricen con propósitos de observación, investigación o estudio.

Las reservas marinas corresponden a áreas de resguardo de los recursos hidrobiológicos con el objeto de proteger zonas de reproducción, caladeros de pesca y áreas de repoblamiento por manejo. Solo pueden efectuarse actividades extractivas por períodos transitorios, previa resolución fundada de la Subsecretaría de Pesca y Acuicultura.

Editorial

Existe un gran proyecto que cambiará el pulso geopolítico de la civilización humana, se trata del Corredor Bioceánico de América del Sur que permitirá un transporte de mercancías entre China, Africa y Europa, sin dependencias de Medio Oriente ni Rusia o Estados Unidos.

Chile se posiciona como el personaje clave, por sus largas costas, para ser el puerto en el pacífico. Es momento de ir levantando la defensa más grande, hay que construir un tejido mediático y social que sea capaz de incidir en la toma de decisiones, así en el futuro podremos decirle no al mega puerto en zonas de alto impacto ambiental.

Lo anterior inicia una tormenta de cuestionamientos sobre qué zona puede considerarse con bajo impacto ambiental, sobre todo cuando sabemos que toda la naturaleza de la vida la lleva a sobrevivir y habitar en los más inhóspitos lugares de la tierra.

Podemos pensar en utilizar los lugares que ya han sido contaminados o perjudicados y emplear allí las industrias contaminantes. O podemos dejar de necesitar industrias contaminantes.

Cualquiera que sea el resultado del análisis nos interesaría saber qué piensas tú. Puedes dejar un comentario al final del artículo.

Recursos:
https://chile.oceana.org/sites/default/files/reports/Propuesta_AMCP_la_Higuera_-_Isla_Chanaral_baja_res.pdf