En la nave espacial Planeta Tierra no hay pasajeros, somos todos tripulantes

Marshall McLuhan